Distribución de Riego

Para poder utilizar el agua para riego, el interesado debe ser titular de una Concesión de riego o eventualmente de un Permiso Especial de Riego.

La prioridad para el uso del agua está dada por el artículo 12 de la Ley 7139 y su modificatoria 7140, el que establece al riego como en segundo lugar prioritario, luego de la industria. Dentro de la misma categoría, tienen prioridad de uso las concesiones de carácter permanente, luego las eventuales, por orden de antigüedad y finalmente, si hubiera agua disponible, los permisos especiales.

El artículo 56 del Decreto Reglamentario nº 480 (MDP) establece las condiciones para el uso del agua para riego:

Art. 56º : Para el otorgamiento de concesiones y permisos para uso agrícola (riego) será necesario que el predio pueda desaguar, que la tierra sea apta y que para la agricultura sea necesaria la irrigación. La dotación de aguas se entregará por volumen en base a un uso beneficioso y demás condiciones establecidas en la Ley para el uso agrícola. La Dirección de Recursos Hídricos fijará en tal sentido la dotación para los usos consuntivos en cada zona, teniendo en cuenta los diferentes tipos de cultivo, naturaleza del suelo, clima y las posibilidades de la fuente. 

En la faz práctica, la distribución se hace según lo dispuesto por el artículo 83º del Reglamento. 

Art. 83º: Las concesiones pueden ser permanentes o eventuales y en uno u otro caso continuas o temporarias. Las permanentes tendrán derecho a recibir prioritariamente la dotación concedida. Son continuas cuando la dotación puede usarse en cualquier época del año y temporarias cuando sólo pueden utilizarse en el período fijado en la concesión. En caso de escasez de agua, la continua tiene preferencia sobre la temporaria. 

Las concesiones eventuales, sean continuas o temporarias, reciben su dotación luego de ser atendidas las permanentes y en el orden cronológico de su otorgamiento. 

La Dirección de Recursos Hídricos establecerá para cada sistema y época la dotación correspondiente. 

La distribución se hace, según las características de los sistemas por turno, a la demanda o semidemanda. 

En cualquier caso, el usuario solicita la distribución de agua en las Comparticiones de Riego existentes en cada Distrito de Riego. La distribución práctica la hace el tomero, el que anota en un cuaderno la fecha y hora de entrega y retiro del servicio, lo que posteriormente se vuelca a una planilla de control. 

Otra condición necesaria para el aprovechamiento de agua para riego es estar al día con el pago de la Tasa al Uso del Agua, lo que se controla mediante la presentación de copia de la boleta respectiva al momento de solicitar el riego. 

A fin de ordenar la distribución en cada sistema se calculan los Balances Hídricos mensuales y se elaboran Gráficos de Distribución, los que orientan tanto al Jefe de distrito como a Compartidores respecto a la forma más adecuada de distribución del agua.

 

 

Sitios de Interes